10 de mayo de 2015

Accidentados últimos 20 km los sufridos por Movistar Team en una etapa, la segunda del Giro de Italia 2015, que arrancó tranquila -177 km entre Albenga y Génova, con un solo puerto puntuable y un suave circuito final en la ciudad portuaria de Liguria- y se volvió loca con dos caídas prácticamente consecutivas.

En la primera de ellas, Dayer Quintana se resbalaba con un paso de peatones y rozaba todo su costado izquierdo contra la carretera, heridas que no impidieron que acabase la etapa ni complicarán su continuidad en carrera -"Chapa y pintura", definía su director Chente García Acosta-, pero que sí le dejarán un duro recuerdo de su primera etapa en línea en una grande.

En la segunda, a doce kilómetros de la conclusión, el pelotón se partió en varios grupos y dejó inicialmente a sólo uno de los azules, Ion Izagirre, en vanguardia. Intxausti, Amador, Visconti e Igor Antón lograban finalmente reincorporarse a la marcha del grupo -en el que Viviani (SKY) fue el más rápido de la volata-, aunque no así Lobato, que hubo de poner pie a tierra en el incidente (aunque sin caer) y deberá esperar oportunidades mejores para demostrar su fuerza en esta Corsa Rosa.

Mañana lunes, nueva oportunidad para los de Jaimerena y Chente para dejarse ver, con un breve (136 km desde Rapallo hasta Sestri Levante) y muy exigente en su parte inicial, incluida la subida de 2ª categoría a Barbagelata.

Clasificación



Partners 2017