12 de mayo de 2015

El Giro de Italia 2015 ha dejado ya en su cuarto día de carrera una etapa intensa y con espectáculo de gran nivel, del que los Movistar Team han sido partícipes. El conjunto dirigido por Chente García Acosta y José Luis Jaimerena peleó por el triunfo durante la práctica totalidad de los 150 km entre Chiavari y La Spezia, con sólo tres puertos puntuables pero sin un metro de llano, en los que Andrey Amador y Giovanni Visconti han unido sus fuerzas para buscar el triunfo.

El costarricense era el más activo e implicado en perseguir las sucesivas intentonas entre un grupo de casi treinta ciclistas que llegó a contar con más de diez minutos sobre el pelotón. El empeño por detrás de Tinkoff y Etixx, en un primer momento, y Astana, kilómetros después con la práctica totalidad de su plantel, redujeron sensiblemente las diferencias mientras los dos grupos delanteros, uno con Amador y el otro con Visconti, acababan por unirse antes de la subida decisiva, Biassa (3ª), dentro del circuito final.

El ataque de Formolo (TCG) obligó a Giovanni a reaccionar junto al francés Moinard (BMC), si bien la fuerza de su rival y el desbocado ritmo de los favoritos -propiciado por el movimiento final de Aru (AST)- acabaron condenándolo al grupo principal, en el que pudo no obstante lograr la 4ª plaza al sprint. La general pasa a estar comandada por Clarke (OGE), con Visconti en 7ª plaza (+29") en un día donde Izagirre y Fernández (+4'22") resistieron hasta la última subida con los mejores.

Sin descanso, el Giro afrontará mañana su primer final en alto en la quinta fracción, sobre 152 km que conducirán la carrera al Abetone (2ª categoría; 17 km a más de un 5%, con algunos tramos exigentes).

DECLARACIONES / Giovanni Visconti: "Se puede decir que hemos perdido una ocasión, pero yo no me imaginaba que Davide fuese a llegar. Arrancando a 2 km de comenzar el puerto parecía un suicidio, de locos: estábamos todos rodando a tope, la gente venía bastante cansada y yo personalmente esperaba llegar al inicio de la subida e intentarlo si se podía, ya que sabía que tenía piernas. Salté pensando que podría alcanzarlo, pero aguantó estupendamente bien y no hay nada que decir, sólo aplaudir su valentía. Si hubiese arrancado con él quizás todo habría sido distinto, pero de nada vale lamentarse.

Habíamos salido con la idea de mandar sólo a Andrey en la fuga, pero enseguida vimos que se iban veinte o treinta corredores como ayer, y viendo que me sentía fuerte salí adelante con él para entrar adelante. Pienso que al final no habremos gastado más fuerzas que los de detrás: el grupo llegó reventado, sólo siete u ocho pasaron el último puerto y seguro que el día ha sido durísimo para todos.

¿Más opciones? Antes de lo hecho hoy yo venía pensando en la etapa de mañana. Abetone está cerca de casa, es un puerto que conozco y además me siento en gran forma. Estoy subiendo muy bien, he perdido un par de kilos con respecto a mi peso habitual y sé que los últimos 4 km son más fáciles y, si aguanto lo más duro, ese tramo me puede ir mejor. Si recupero bien y la carrera no se rompe mucho, me gustaría poder intentar disputar mañana".

Clasificación



Partners 2017