8 de julio de 2015

El quinto día del Tour 2015 no tuvo ni un solo momento del respiro que se anticipaba tras los siete tramos de pavé cruzados ayer. Los 189'5 km de viaje entre Arras y Amiens, con sólo un fugado en la figura de Perichon (BSE) y casi 90 km de bloques rodando codo con codo tras su neutralización, obligaron a Movistar Team y todos los conjuntos a guardar la atención y resguardar a sus líderes.

Nairo Quintana contó con el apoyo de Malori, Erviti, Gorka Izagirre, Castroviejo e incluso Alejandro Valverde, todos evitando que recibiese el menor influjo posible del viento -elemento clave, por soplar casi siempre de cara o de costado, en un día cubierto en buena parte bajo la lluvia- y que completase sin problemas la etapa en un pelotón que acabó siendo de escasas 90 unidades, y donde André Greipel (LTS) se impuso al sprint.

El colombiano y su compañero murciano siguen instalados en las plazas 16ª y 17ª de la general, a 2'03" y 2'08" de un Tony Martin (EQS) que conserva su maillot amarillo de líder. Mañana jueves, final muy abierto en el sexto acto de la Grande Boucle con rampas de hasta el 9% en el kilómetro final de Le Havre, adonde se llegará tras 192 km con salida en Abbeville.

DECLARACIONES:

Nairo Quintana: "Hubo muchas caídas, siempre estuvimos adelante y eso nos salvó de todos los incidentes. Un día más sin problemas. En general y como balance, no diría que estos cinco días hayan sido excelentes, ya que en la segunda etapa tuvimos una falla y nos la cobraron bastante cara, perdiendo ese minuto y medio, pero en los demás, contando con el pavés, el viento... el equipo ha estado espectacular. Pienso que si salimos bien de lo que queda de esta primera semana podremos darnos por satisfechos".

Jonathan Castroviejo: Supongo que por la televisión se habrá podido ver la tensión, aunque en la realidad puedo decir que ha sido mucho más nerviosa de lo que parecía. Hemos salvado el día y es mucho; para mí ha sido de las jornadas más duras que recuerdo encima de la bici. Para mí, sin duda, ha sido bastante más exigente la etapa que el pavé de ayer. Muchísimo aire, lluvia, las carreteras nunca se secaban, escampaba un rato pero luego volvía a caer… lo único importante es que hemos salvado las caídas y todo va bien. Nairo y Alejandro han llegado adelante los dos, un día más sin contratiempos, y ya toca mirar a mañana. Dan menos viento que hoy, pero la zona cercana a Le Havre es complicada. De cualquier modo, con el equipo que tenemos seguro solucionaremos cualquier situación de peligro”.

Alejandro Valverde: "Ha sido una etapa muy complicada porque se han dado todos los factores en contra: la lluvia, el viento, carreteras muy malas, muy estrechas, muy 'picadas'… todo el mundo quiere ir delante y pasa lo que pasa: que vienen caídas. No hay mucho más que decir: una etapa más, una etapa menos. A ver mañana; por lo menos, esperemos que no llueva".

Alex Dowsett: “La verdad es que mi objetivo en los dos últimos días ha sido pasar el día, que se acabe y poder mirar hacia adelante, porque la verdad es que ha sido el día más duro que he pasado sobre la bici. El cuerpo se me ha 'apagado', el pulso no me ha pasado de 115 de media en todo el día y eso que iba a toda marcha. Tengo confianza en que esta haya sido la peor etapa para mí, teniendo en cuenta la caída de ayer y todo lo que venimos pasando. Seguramente iré a mejor y espero recuperarme lo suficiente para ser competitivo y poder echar una buena mano al equipo en la contrarreloj por equipos del domingo”.

Clasificaciones



Partners 2017