12 de mayo de 2016

Un día "extraño" para Alejandro Valverde y Movistar Team. Aunque la sexta etapa del Giro de Italia se escapaba de las fauces de los favoritos a manos de un inteligente Tim Wellens (LTS), la escuadra telefónica comenzaba a dejar signos del que puede ser su mejor nivel avanzada la prueba.

En un día complicado por la climatología -fuerte lluvia en la primera parte de carrera- y por el terreno exigente en los 157 km entre Ponte y Roccaraso, los azules volvieron a cuidar muy bien tanto de Andrey Amador como del 'Bala'. En el primer descenso incluso cortaban el pelotón, quedándose a pocos segundos de neutralizar la primera fuga de Zhupa (THA) y Bisolti (NIP), mientras que en la aproximación a meta, un gran empuje de selección por parte de José Herrada y Javi Moreno anticipaba los ataques decisivos.

Nibali (AST), rápidamente secado por SKY, anticipaba el movimiento del líder Dumoulin (TGA), que se marchó en busca de Fuglsang (AST) y Siutsou (DDD) y junto a ellos, Zakarin (KAT) y Pozzovivo (ALM) endosaba una docena de segundos al grupo de Alejandro Valverde, 10º, a 1'36" del ganador. El murciano, que sacó 7" a Landa (SKY) y Nibali, sobrepasa al siciliano en la general y es ahora sexto, a 41" de Dumoulin, 15" de Fuglsang y 13" de Zakarin. Por su parte, Amador, 20º en la línea, pasa a ser decimosexto, a 1'11" del rosa y a medio minuto exacto de su compañero.

El Giro seguirá mañana con otra fracción larga (211 km) entre Sulmona y Foligno, con un final claramente destinado a los velocistas y un terreno de recuperación camino del interesante segundo fin de semana de la carrera.

DECLARACIONES:

Alejandro Valverde (vídeo): "Ha sido una etapa de contrastes: hemos tenido calor, hemos tenido frío, lluvia, más frío todavía... En la bajada de Bocca della Selva nos hemos puesto los primeros para evitar caídas, pero cuando vas primero en un terreno así, con asfalto mojado, la gente atrás al final se te acababa cortando. Pero no ha sido para hacer daño, sino para asegurarnos a nosotros mismos. La etapa se ha decidido después de esa bajada: han arracado Wellens y Ligthart 'tontamente', por así decirlo, junto a Didier, y con un movimiento así y estando muy lejos en la general ya hemos visto que no tenía mucho sentido tirar y que las opciones para la victoria de etapa se acababan ahí.

En el final, el cuerpo lo sentía un poco extraño. En el puerto no es que me haya encontrado mal, pero tampoco me sentía todo lo bien que me hubiese gustado. Las pérdidas con Dumoulin han sido pocas y hemos metido tiempo a Landa y Nibali. Estoy contento. ¿Lo que decía Dumoulin de apostar sólo a las cronos? Eran unas declaraciones para despistar un poco al enemigo. Todos somos suficientemente profesionales y sabemos cómo está, lo que vale, que se encuentra bien y que, de momento, será un duro rival a tener muy en cuenta".

Clasificación

 



Partners 2017