28 de mayo de 2016

Alejandro Valverde, debutante en el Giro de Italia a sus 36 años, ha logrado este sábado para Movistar Team un podio prácticamente definitivo en la general tras una etapa para la historia del ciclismo entre Guillestre y Sant'Anna di Vinadio (134 km). Atacante, controlando los 43" que sostenían la 3ª plaza de Steven Kruijswijk (TLJ), y sin faltar a su esencia, la que le ha convertido cuatro veces en el mejor ciclista del mundo: no rendirse nunca. El murciano aprovechó un demarraje de infarto de Vincenzo Nibali (AST) a 4 km de coronar el Colle della Lombarda (1ª categoría) para alejar al neerlandés de Lotto-Jumbo. Un cambio de ritmo al que también cedería poco después el hasta ahora líder de la ronda italiana, Esteban Chaves (OGE), 2º en la general por detrás del siciliano y al que Alejandro también dejó atrás en la penúltima ascensión.

Mucho más que un corredor de clásicas. El jefe de filas de la escuadra telefónica, salvo imponderable mañana en Turín, entrará en el selecto grupo de corredores en conseguir podio en las tres 'grandes'. Un nuevo éxito en su palmarés que se suma a cuatro Flechas Valonas, tres Lieja-Bastoña-Lieja, una Vuelta a España, dos Dauphiné, dos San Sebastián, 14 etapas en grandes vueltas, tres títulos de campeón nacional y seis medallas en Campeonatos del Mundo, además de ser reconocido por cuarta vez como mejor ciclista del panorama internacional. Sin duda, el broche de oro a una carrera magnífica. La trayectoria del corredor más polivalente que dio nuestro país y Movistar Team.

Este Giro de Italia, luchado y sufrido desde el inicio con el abandono de un corredor clave como Javi Moreno y la baja a última hora de Carlos Betancur, es la recompensa al trabajo de muchos meses... y prácticamente de toda una vida. Alejandro Valverde respondió por su equipo, su gente y sus aficionados para escalar hasta la 3ª plaza de la 'Corsa Rosa', de la que recibirá honores mañana en la capital del Piamonte.

DECLARACIONES:

Alejandro Valverde: "Contentísimo. Yo creo que ya se me ha visto cuando he alzado de esa forma el puño en meta. Parecía que había ganado yo. Lo teníamos difícil, pero al final hemos hecho terceros, y si nos descuidamos, casi segundos. Es algo increíble para mí. Estar en el podio de las tres grandes vueltas por etapas es un logro fenomenal para mi carrera. Al final, de tanta altura en carrera parece que me he terminado de acostumbrar, pues hoy las sensaciones en los puertos finales han sido fenomenales. La última ascensión, el trabajo del equipo desde la Bonette y la gran ayuda final de Visco en Sant'Anna... ha sido un día genial. Con tanto 'tifosi' prácticamente no oía nada por el pinganillo sobre las referencias de carrera, pero sabía que iba metiendo tiempo, que íbamos subiendo rápidos y con la referencia visual sobre Nibali sabíamos que incluso iba recortando. Las ascensiones finales han sido muy buenas. Sólo puedo estar feliz.

Un día sorprendente para terminar un Giro de muchos cambios, muy diferente a lo que se podía esperar. ¿Nibali? Sabíamos que estaba muy fuerte y se le estaba viendo ya antes de su ataque que podía desbancar a Chaves. Se merece plenamente su victoria final. Yo he estado mejor que él algunos días y él me ha superado en otros. Ambos, como Chaves, nos merecemos subir mañana al podio. Me considero un buen ciclista, que lo da todo por mí, por mi equipo, por los aficionados. Subir mañana con mis niños al podio es una gran satisfacción".

Clasificación



Partners 2017