30 de abril de 2017

Nairo Quintana está a punto. El líder de Movistar Team para el inminente Giro de Italia logró este domingo en el Santuario del Acebo, final de la segunda jornada de la Vuelta a Asturias -177 km con inicio en Soto de Ribera-, su quinto triunfo del año y el tercero en un final en alto tras los obtenidos en Mas de la Costa (Vuelta a la Com. Valenciana) y Terminillo (Tirreno-Adriático). Un triunfo con 'plus' por las terribles condiciones meteorológicas a las que todo el pelotón de la 'Vueltina' hubo de hacer frente para alcanzar la cima final.

A resguardo con la ayuda de Héctor Carretero, que liberó de responsabilidad al conjunto dirigido por José Luis Laguía al invertir gran parte del día en la escapada, Movistar Team pasó a comandar el pelotón a una veintena de kilómetros de la conclusión y dirigió el ritmo en la primera mitad de la subida decisiva. Los ataques de Canuti (AZT) y, sobre todo, de Sergio Pardilla (CJR) obligaron a elevar el ritmo a los telefónicos. Primero, con Dayer Quintana, al ataque como avanzadilla, y después, con el propio Nairo, que demarró a unos 2,5 km del final llevándose a su rueda a Raúl Alarcón (W52) y sobrepasó acto seguido a su hermano camino del éxito.

Quintana, que en la llegada se hacía con su 36º triunfo en profesionales y el 21º en 2017 para Movistar Team -récord absoluto para el conjunto de Eusebio Unzué en sus cuatro décadas antes de disputar la primera Gran Vuelta del año-, queda 2º en la general a 7" de Alarcón con una etapa por disputar. La carrera terminará este lunes en Oviedo tras una fracción breve (125 km) y muy intensa con el paso final por el estrecho y revirado Alto del Violeo (2ª).

DECLARACIONES:

Nairo Quintana: "Estoy muy satisfecho, con la preparación y con esta victoria. Veo que las piernas responden bien y que vamos en buen camino para este reto que nos hemos marcado. Considero buena esta participación en Asturias y esperamos terminar mañana sin complicaciones y con buena suerte. Ha sido un día con mucho frío y peligroso, sobre todo en las bajadas con el agua. Se ha pasado mal, ha sido una jornada muy difícil, pero ya son varios los días en que nos ha tocado un escenario igual y nos vamos acostumbrando.

He ido a rueda en la primera parte de la subida, bien apoyado por el equipo y cuando ya se había hecho la última selección he mandado a Dayer atacar para romper un poco más. Una vez se redujo aproveché para volver atacar, marchar adelante junto a Alarcón y buscar la etapa. Me siento a punto, estamos bien y esperamos que el nivel alcanzado aquí sea suficiente para llegar bien a la salida del Giro".

Clasificación

Imagen: Photo Gomez Sport



Partners 2017