27 de mayo de 2017

El Giro de Italia 2017 llegará más apretado que nunca a los 29,3 kilómetros contrarreloj que decidirán este domingo la carrera entre Monza y Milán. Nairo Quintana peleó junto a Movistar Team por seguir aumentando su ventaja en la última jornada de montaña -190 km de Pordenone a Asiago, con las subidas puntuables al Monte Grappa (1ª) y Foza (1ª)- y aumentó en unos pocos segundos su distancia con Tom Dumoulin (SUN), el rival más peligroso para una CRI final donde el 'Cóndor' dará todo de sí para tratar de obrar la gran proeza.

Bien cubierto por sus siete compañeros hasta la base del primer puerto, el boyacense contó con el excepcional apoyo de Víctor de la Parte y Andrey Amador durante gran parte del terreno ascendente. Ellos mantuvieron el ritmo vivo durante buena parte del Grappa; le condujeron y asistieron en el descenso; e incluso elevaron el ritmo desde pie de Foza y taparon un primer acelerón de Nibali (TBM), tras el cual solo aguantaban los favoritos. El italiano y Nairo se marcharon juntos a siete kilómetros de la cima, en busca de un movimiento anterior de Pozzovivo (ALM) y Zakarin (KAT), y acompañados de Pinot (FDJ) en la parte final de ascenso trataron de romper el ritmo de un Dumoulin que volvió a resistir siempre a pocos segundos.

Tra una veloz primer tramo desde la cima, donde el trío perseguidor llevó hasta los 30" su ventaja sobre Dumoulin, Jungels (QST), Mollema (TFS) o Yates (ORS), la neutralización de los dos cabeceros provocó desconfianza y dio alas al grupo perseguidor, quien finalmente se plantó en meta a solo 15" de un quinteto en el que Pinot se hacía con el triunfo y Nairo se llevaba la 5ª plaza. Las diferencias para la CRI son, por ello, muy cerradas, con 39" para Quintana sobre Nibali; 43" con Pinot; 53" sobre Dumoulin; 1'15" con Zakarin; y 1'30" sobre Pozzovivo. Una lucha, uno contra uno, en la que recaerá la suerte de todo un Giro.

DECLARACIONES:

Nairo Quintana: ¡Mejor esto que nada! (sonríe) Hemos intentado todo y esto es lo que hemos podido obtener. En una situación así es complicado tratar de convencer a todo el mundo que va en tu grupo para que tire igual, aunque todos estén interesados. Lo importante es que ahora mismo tenemos la Maglia Rosa, algo que era nuestro objetivo inicial antes de la CRI -aunque fuese con un poco más de tiempo-, y con la ventaja que tenemos daremos todo mañana.

Muchas veces, aunque no se refleje hacia afuera, el sufrimiento es muy grande. Por eso no es fácil atacar ni defenderse de rivales en tan buena condición. Ha sido un día muy, muy difícil. Una vez nos marchamos tiré con todo lo que tenía, buscando sacar más tiempo a Dumoulin, que es el más favorito para mañana. No pensaba realmente en la bonificación, sino en distanciarlo lo máximo posible. Él también tenía aliados atrás y acabó recortando esa diferencia más amplia que teníamos después de la cima.

La crono de mañana será muy diferente a la primera del Giro. Es un recorrido realmente para especialistas. Espero poder defenderme bien. No tenemos demasiado tiempo, pero a veces me acaban saliendo buenas contrarreloj y desde luego daré lo máximo de mí. El nivel físico es muy parecido entre todos y pienso que las diferencias no serán demasiado grandes. Dumoulin es el rival más peligroso y Nibali y Pinot también van bien en la contrarreloj, aunque en condiciones normales no debería perder tanto tiempo con ellos. Confío en que la fatiga tras 20 días de Giro juegue a mi favor ante todos ellos”.

Clasificación



Partners 2017