11 de julio de 2017

A pesar de ser una etapa rápida -por encima de 44 km/h de media-, para todos los ciclistas del Tour de Francia la décima fracción fue la más tranquila de las disputadas hasta ahora, sin apreturas en el grupo y con la fuga de Offredo (WGG) y Gesbert (TFO) como único obstáculo para un sprint masivo en el que Kittel (QST) se impuso por cuarta vez.

No hubo sobresaltos para los favoritos y Movistar Team -que con Jasha Sütterlin obtuvo la 15ª posición del día- conservó la octava plaza en la general de Nairo Quintana, a 2’13” de Chris Froome (SKY). “Seguimos rodando y mirando hacia adelante, en busca de buenas sensaciones. Hoy me encontré bien, pero siendo una etapa así no podemos sacar ninguna conclusión”, resumía el boyacense, cuyo compañero Jesús Herrada, con molestias y magulladuras tras su caída del domingo, cubrió el día dentro del pelotón y solo se dejó ir en la entrada a Bergerac.

La carrera seguirá buscando los Pirineos -que arrancan el jueves- mañana en su undécima jornada, sobre 203,5 km entre Eymet y Pau y los sprinters de nuevo como protagonistas.

DECLARACIONES:

Jesús Herrada:Descansé bien anoche y hoy me levanté un poco mejor que ayer. Estoy contento porque la de hoy ha sido una de las etapas, relativamente, más tranquilas que podíamos tener. Vamos recuperando, por fortuna; solo me molestan los dolores musculares provocados por la rigidez que te causa una caída así. La rodilla casi es lo que menos me duele; son, sobre todo, el cuello y el brazo. Habrá que trabajarlos específicamente para recuperar mejor. Al principio cuando me caí los médicos de carrera hablaban de una luxación de rodilla, poniéndose en lo peor, pero por suerte pude terminar la etapa y aquí estoy. Hoy era más corta, pero mañana son ya más de 200 km y solo espero que salga otro día como hoy”.

Clasificación



Partners 2017