8 de julio de 2017

Casi 42 km/h de media para una jornada con tres puertos puntuables -uno de ellos, Combe Laisia-Les Molunes, de 1ª categoría- e infinidad de repechos a más de 30ºC durante todo el día depararon un enorme sufrimiento para todos los ciclistas del Tour 2017 en su 8ª etapa, a pesar de que éste no tuviera reflejo en la clasificación general. Nairo Quintana y Movistar Team alcanzaron junto al resto de los favoritos la meta de Les Rousses (187,5 km) después de un día con infinidad de ataques, incluida una fuga de casi cincuenta corredores en la que los azules filtraron tres de sus piezas: Jonathan Castroviejo, Andrey Amador y Jasha Sütterlin.

El 'tico' y el vizcaíno llegaron hasta la base del último puerto (25 km a meta) por delante de un grupo de favoritos en el que Herrada y Betancur cuidaron en todo momento de su jefe de filas, incluso respondiendo -en el caso de Carlos, 11º en meta- a los ataques producidos poco antes de meta entre hombres como Daniel Martin (QST). Finalmente, el jefe de filas telefónico conservó su 9ª plaza en la general, a 54" de Froome (SKY), y mantuvo el tipo antes de uno de los grandes días de esta 'Grande Boucle'.

Este domingo esperan 182 km entre Nantua y Chambéry con nada menos que seis altos puntuables: Neyrolles (2ª), Bérentin (3ª) y Franclens (3ª), de salida, más la Biche (Especial), el Grand Colombier (Especial) y el terrible Mont du Chat (Especial) a 26 km de la llegada.

DECLARACIONES:

Nairo Quintana: "Todo ha salido bien por ahora. Voy tomando más ritmo con el paso de los días. Esperamos que las piernas sigan bien, especialmente en el día de mañana, que será un examen muy importante. Se cumplió lo esperado en mi caso antes de la etapa; la idea era intentar no ceder tiempo, pasar la jornada bien, encontrarme con buenas sensaciones y eso lo hicimos. Mañana tenemos que ver cómo van reaccionando nuestros rivales y cómo podemos mover la carrera. En función de lo que vayamos detectando veremos si se puede mover la carrera o cómo enfocamos la estrategia".

Eusebio Unzué: "Se ha salvado el día sin problemas. Es verdad que a veces asociamos dureza a que haya diferencias entre los mejores, pero aun sin ellas, hoy el desgaste ha sido muy serio. El mero hecho de llegar 5' por delante del mejor horario ya da buena cuenta de ello.  A todo ello hay que sumar las condiciones meteorológicas del día: nada de viento en los valles, que han sido auténticos hornos. 

Llevábamos siete días con el control de los equipos de los sprinters y eso ha hecho que muchos de los ciclistas que podían destacar en la montaña hayan llegado muy bien. Siendo esta la primera oportunidad para las fugas, todo el mundo quería estar presente y por eso ha salido esa escapada de 50 corredores, que nos ha obligado a todos a ir rapidísimo. Nosotros, ante lo que pudiera suceder, nos hemos garantizado presencia ahí con Jasha, Castro y Andrey. La ausencia de Alejandro nos obliga a adelantarnos, a tener siempre gente delante por si surge la necesidad. 

En vísperas de una etapa como la de mañana, con casi 5.000 m de desnivel y porcentajes durísimos, seguro que este domingo vamos a ver cosas realmente importantes. Por lo demás, Nairo estos días va sintiéndose cada vez mejor. Es un corredor que necesita de estas etapas duras y estos exámenes realmente exigentes le permitirán saber si está bien, bien o le falta algo, pero creemos que sí está en buenas condiciones."

Clasificación



Partners 2017