Soler recibe el alta hospitalaria
14 octubre 2011

Cuatro meses después de su accidente, el ciclista de Movistar Team vuelve a su residencia de Pamplona desde donde continuará una todavía larga rehabilitación antes de regresar, en fechas todavía sin confirmar, a Colombia Las buenas noticias siguen sucediéndose en la larga recuperación en la que se encuentra inmerso Mauricio Soler desde su gravísima caída en la Vuelta a Suiza el pasado 16 de junio. El ciclista colombiano de Movistar Team ha recibido este viernes el alta hospitalaria –no confundir con el alta médica definitiva- que le permitió abandonar la Clínica Universitaria de Navarra, donde permanecía ingresado desde el pasado 9 de julio tras las dos tres primeras semanas de atención intensiva en el Hospital St. Gallen de Suiza.

Después de varias operaciones satisfactorias en las últimas fechas, la recuperación de Soler, a la que todavía le resta un duro y largo camino, marcha por la buena senda y de ahí su traslado a su residencia en Pamplona, en la que permanecerá durante un periodo indeterminado para continuar diariamente su rehabilitación en el hospital. El corredor colombiano ha recuperado ya los más de veinte kilos de peso que se dejó tras el accidente y se muestra animado con su progresión: “Todos los días noto que voy mejorando, aunque es verdad que también hay días en los que doy un paso atrás y eso siempre te desanima. Por ejemplo, caminando noto que me agoto muy pronto”. “Se cansa porque su nivel de autoexigencia es elevadísimo -apunta Patricia, su inseparable esposa durante su proceso de rehabilitación-. Los médicos nos dicen que ese espíritu que tienen los ciclistas lo está transmitiendo al máximo también en su recuperación”. Soler lo ratifica: “Estoy poniendo un gran empeño, pero es que tiene que ser así, no veo otro camino”.

El colombiano y su entorno se centran ahora en su rehabilitación física, dejando su posible vuelta a la competición en un plano secundario. “Hay que tener paciencia y eso sólo el tiempo lo dirá. Sería fantástico poder volver a correr, pero ahora lo que me interesa es la recuperación”. De la misma opinión es Alfredo Zúñiga, médico de Movistar Team: “Ahora lo que nos preocupa es la parte personal, no la deportiva. Para él es una motivación la ilusión de volver a la bicicleta, pero ahora es todavía pronto para saber si será posible o no. Es algo que nadie puede asegurar. De momento, la evolución sigue siendo favorable y va por buen camino, pero al proceso de rehabilitación todavía le restan muchos meses. Lo mejor es que todos los pasos son hacia delante y que su progresión desde que llegó a Pamplona ha sido sorprendentemente buena”.

Un día en la vida de Mauricio
Horas antes de su salida del hospital, repasamos con Mauricio y Patricia lo que ha sido el día a día de Soler durante las últimas semanas en la clínica navarra, de la que ambos alaban la atención que les ha dispensado el equipo encabezado por el doctor Murie. “Mauricio se despierta pronto –narra Patricia-, sobre las 6 de la mañana y a partir de las 7 nos levantamos y le ayudo a prepararse. Cada vez tiene más autonomía y ya puede cepillarse los dientes sólo, afeitarse sin ayuda… A las 9 desayuna y enseguida llega la terapeuta para hacer una primera sesión de rehabilitación en la propia cama y caminando por los pasillos del hospital”. “Al regresar y depende de los ánimos con los que me encuentre leo los periódicos o me conecto a Internet para seguir un poco la actualidad, sobre todo de Colombia –explica Mauricio- hasta que a la una me dan la comida”. A las dos es el turno de la logopeda, con la que se trabajan terapias del lenguaje y a las tres, llega la segunda rehabilitación del día: “Tres días a la semana toca gimnasio y los otros dos, piscina –cuenta Soler-. Ahí ejercitamos todo el cuerpo y cuando no es en el agua, también caminamos». Después, merienda, visita a la capilla, de vez en cuando salida a un parque cercano para respirar aire puro y por la noche, lo que de verdad les insufla oxigeno: la conexión vía skype con el pequeño Juan Mauricio Cachetes, cuya foto preside la cama de su padre en el hospital, y que con 14 meses de vida ve los progresos de su admirado progenitor.

Una rutina que se verá interrumpida a partir de ahora, pero que seguirá llevando diariamente a Soler a la clínica desde su residencia en Pamplona para continuar durante varias semanas más con su rehabilitación antes de proseguir el proceso en una clínica de Bogotá con la que ya se han iniciado los trámites para, dentro de unos meses y en fechas todavía sin confirmar, proceder a su traslado a Colombia.

Por último, el matrimonio Soler quiere agradecer el incondicional apoyo que han recibido desde todas las partes del planeta. “Les doy las gracias a todas las personas que nos mandan mensajes –dice Mauricio-. Que no crean que no nos llegan porque sí lo hacen y me dan muchos ánimos para seguir adelante”. Su esposa incide en ese agradecimiento: “Ya desde que estuvo en el hospital de Suiza hemos recibido mucho apoyo. Recuerdo que un día una enfermera vino con una torre de sobres. Eran de Bélgica, de Holanda, de Estados Unidos, de Colombia, por supuesto,… y no dejaron de llegar. Esas cartas las guardaremos para siempre con nosotros porque fueron una gran motivación en unos momentos muy difíciles. Lo mismo que todas las visitas de compañeros, de ciclistas de otros equipos… todos han estado muy pendiente de él. Lo que nos ha pasado ha sido muy triste, pero a la vez muy bonito porque hemos podido sentir el cariño de mucha gente”.