Apuesta azul sin fortuna en casa

31 Marzo 2012
News' image‛Apuesta <i>azul</i> sin fortuna en casa’

GP Miguel Indurain

Madrazo, 3º, y Rui Costa, 4º, los mejores de Movistar Team tras un carrusel de ataques en los últimos 20 km de la prueba de Estella, preludio de la Vuelta al País Vasco que arranca este lunes

Movistar Team se quedó con la miel en los labios tras unos veinte kilómetros decisivos de gran valentía en el 14º GP Miguel Indurain, disputado este sábado alrededor de Estella sobre 179 kilómetros y seis puertos puntuables con final en el Santuario de Santa María del Puy, coronado en otras dos ocasiones y en el que comenzó a desatarse la batalla tras ceder terreno la fuga de cuatro hombres que lideró buena parte de la jornada. José Herrada protagonizaba junto al aragonés Vicioso (KAT) una primera intentona que llegaba a alcanzar 25 segundos de margen y que sólo cedía en las últimas rampas de Eraul (2ª), a nueve kilómetros de la conclusión, donde probaron suerte a dúo Vladimir Karpets y un desafortunado Vasil Kiryienka.

El bielorruso se iba al suelo en la primera curva de la decisiva bajada hacia Estella, y a pesar de los intentos de Karpets por continuar en cabeza y el breve ataque de Rui Costa en el repecho no puntuable de Muru, un grupo de diez corredores, con Costa y el cántabro Ángel Madrazo por parte del conjunto dirigido por José Luis Arrieta -que recibía hoy, junto a Miguel Indurain y a Chente García Acosta, un reconocimiento por parte de la organización por su trayectoria antes de la carrera-, se disputaba el triunfo. Moreno (KAT) era el más fuerte en la rampa final por delante de Landa (EUS) y de un Madrazo que conseguía su primer podio de la temporada justo por delante de Costa, en el aperitivo de la gran cita que tendrá lugar a partir del lunes, con el inicio de la Vuelta al País Vasco en la vizcaína Güeñes.

DECLARACIONES Ángel Madrazo: Euskaltel y Katusha han controlado todo el rato la carrera, han echado abajo la escapada y en el último paso por Muru, en el grupo han empezado a atacar varios corredores suyos. Sabíamos que teníamos que estar ahí, y con mi compañero Rui Costa hemos conseguido aguantar y bajar hasta la rampa de meta para disputar el triunfo. Dicen que cuando das todo y no se consigue el objetivo, no puedes hacer más; me hubiese gustado poder disputar la victoria, porque el equipo me ha dado confianza y por eso estoy un poco triste, pero a la vez estoy satisfecho porque, en los dos años en que me han dado la oportunidad de disputar, he sido quinto y tercero. Esperemos que haya suerte el año que viene y pueda luchar la victoria. Mi objetivo para esta parte de la temporada era rendir bien durante esta semana. Ahora, en País Vasco, intentaremos estar en alguna fuga con opciones de disputar un triunfo de etapa, y en Amorebieta correremos de la misma forma que lo hemos hecho hoy. Tras ello, correré las tres clásicas de las Ardenas: Amstel, Flecha y Lieja“.