Movistar Team se exhibe en Amorebieta

8 abril 2012
News' image‛Movistar Team se exhibe en Amorebieta’

Klasika Primavera

Visconti y Valverde, 1º y 2º en la Klasika Primavera, con López y Madrazo en el top-5 después de que su equipo -9 triunfos en 2012- comandara la carrera de principio a fin

Exhibición de Movistar Team en la 58ª edición de la Klasika Primavera de Amorebieta. Giovanni Visconti ha roto su mal fario en este inicio de temporada y ha logrado su primera victoria con el maillot de la escuadra telefónica por delante de Alejandro Valverde, Antón (EUS), David López y Madrazo, completando con la cuádruple presencia en el top-5 la soberbia actuación de los diez hombres dirigidos hoy por José Luis Jaimerena. Los azules han comandado el pelotón desde el inicio de los 171 kilómetros de la prueba vizcaína. Primero, controlando la fuga de diez ciclistas que ha comandado gran parte de la carrera y, ya en la última vuelta al circuito de Montecalvo (2ª) y Autzagane (3ª), seleccionando el grupo de favoritos con el ataque de Valverde y Madrazo en la subida más dura, a los que sólo se les podían unir Antón, López y Visconti en la última ascensión. En el sprint, ya sin Madrazo, Movistar Team hacía valer su superioridad en el cuarteto cabecero y Visconti superaba a Valverde para firmar la novena victoria del año para su equipo antes del reto que espera a ambos en el inminente tríptico –Amstel. Flecha, Lieja- de las Ardenas. 

DECLARACIONES
Giovanni Visconti: “Es una victoria que me hacía falta porque llevaba un principio de año muy desafortunado. Sabía que mi condición era buena antes de Flandes, pero ese último virus me dejó mal y hasta esta semana no pude entrenar en condiciones. El jueves hice 215 kilómetros y eso me dio confianza para saber que hoy podía optar a la victoria. Si luego tienes un equipo como este, que ha controlado de principio a fin la carrera, y alguien que se pone a tu servicio como lo ha hecho Alejandro, todo es mucho más fácil. Valverde es un ídolo para mí, porque a menor escala, es un ciclista de mis características. No puedo ni compararme con él por palmarés, pero al igual que yo, siempre está bien desde enero a octubre. Por eso para mí es un referente y que me ayude como ha hecho hoy es todo un honor que espero devolverle ahora en las clásicas. Si consigo ser un hombre fundamental para que logre algo allí, ya será un salto de calidad para mí. La victoria se la dedico a mi familia y a mi hijo Thomas y a todo el equipo por su confianza en mí, especialmente a Eusebio Unzué, que me en vez de presionarme ha sido quien más moral me ha dado en los malos momentos”.

Alejandro Valverde: “Después de la caída en Catalunya recuperé en casa, y al empezar a entrar veía que estaba bien. Desde un principio sabíamos que teníamos que coger la responsabilidad, no sólo para mí, sino también para Giovanni, que estaba muy bien. En la última parte hemos estado muy activos: bajando Muniketa nos hemos ido Madrazo y yo y hemos tirado a tope hasta que nos han cazado en el último puerto. En el sprint, David López nos ha lanzado, con Visconti tras él y yo a rueda de Antón, y al arrancar Visconti ha mantenido bien el sprint y hemos podido ser primero y segundo. Esto es algo diferente a las clásicas, pero me da un punto más de moral y algo más de ritmo para estar allí delante. El equipo ha estado sensacional y no se puede pedir más. Mejor, imposible”.

Tres azules sobreviven al “Infierno”
Por su parte, Ignatas Konovalovas firmó un notable 22º puesto en la 110ª edición de la Paris-Roubaix, una de las más rápidas de la historia reciente de la carrera francesa y en la que tres de los hombres dirigidos por Yvon Ledanois tuvieron el privilegio de alcanzar el mítico Velódromo tras 257 kilómetros -más de medio centenar sobre pavé- y veintisiete exigentes tramos en los que el lituano, junto a su compañero Andrey Amador, llegó a marchar en el grupo de favoritos hasta el ataque decisivo por parte del ganador, Tom Boonen (OPQ), quien sumó su cuarto adoquín. Imanol Erviti, como ya hizo en 2011, también finalizó la carrera.