Un día de campeones

23 mayo 2012
News' image‛Un día de campeones’

Giro de Italia (et. 17)

Movistar Team brilla en la montaña dolomítica con un soberbio nivel global que le afianza como el mejor equipo de la carrera en el aniversario del recordado Tondo

En la jornada más especial para Movistar Team –la del primer aniversario sin el añorado Xavi Tondo, por quien se guardó un minuto de silencio en la línea de salida-, el equipo azul ha vuelto a dar un día más otra lección de combatividad, esfuerzo y coraje en el Giro de Italia 2012. La escuadra telefónica ha brillado en la primera de las tres temidas etapas dolomíticas  y se afianza en el liderato por equipos de la carrera –ahora con más de 12 minutos de ventaja- después de situar a Intxausti, Pardilla y Bruseghin en el top-15 del día. El equipo español ha vuelto a ser protagonista en la fuga del día -esta vez con el bielorruso Samoilau entre los cinco escapados- que ante el empuje del pelotón sólo ha podido llegar destacada hasta el segundo de los tres puertos encadenados que dibujaban la segunda mitad de la etapa. Allí el grupo de elegidos se quedó en apenas 30 ciclistas, entre los que Movistar Team demostraba su nivel con la presencia de seis corredores: Intxausti, Pardilla, Herrada, Amador, Bruseghin y el propio Samoilau.

El Passo Giau, el más duro de la etapa, dejó por delante un sexteto de elegidos con Rodríguez, Hesjedal, Basso, Scarponi, Urán y Pozzovivo, mientras Intxausti y Pardilla se fajaban en un tremendo esfuerzo a dúo que les permitió mantenerse siempre a menos de dos minutos de la cabeza, lo que lleva al vizcaíno una plaza más arriba en la general (6º, ahora) que sigue comandando Rodríguez (KAT), vencedor también de la etapa. Por detrás, Bruseghin –que en el descenso del primer puerto ya había intentado unirse a la fuga de Samoilau- llegaba apenas medio minuto después de sus dos jefes de fila y permitía a su equipo acercarse más al triunfo final por escuadras. Mañana, última etapa -149 kilómetros entre San Vito di Cadore y Vedelago- antes de las terribles jornadas dolomíticas de viernes y sábado y la crono final del domingo en Milán.

DECLARACIONES Beñat Intxausti: “La etapa se ha hecho muy dura porque no hemos parado en ningún momento. Hemos conseguido meter a Samoilau en la escapada, pero por detrás se ha seguido yendo muy rápido y ese ritmo al final se acaba pagando. En el último puerto me he cebado un poco con el ritmo de los liquigas y a 5 kilómetros de coronar se me ha encendido el “chivato”. Afortunadamente me he soltado a tiempo y luego ha venido Pardilla, que ha sido una ayuda importante porque si te quedas solo ahí, sí que puedes explotar de verdad. Está claro que era un día especial para todos y que el recuerdo de Xavi siempre te da un punto más para sufrir. Al final el balance tiene que ser bueno porque, aunque estamos más lejos de los primeros, subimos un puesto en la general y seguimos ahí, que es lo importante. En estas tres etapas hay que ir con mucha cabeza porque cualquier error de pasarte de ritmo, de no comer o no beber a tiempo, te puede arruinar todo el Giro. El equipo está sensacional y tener tantos compañeros a tu lado te da mucha tranquilidad. Han estado arropándome todo el día subiéndome bidones, geles… y además hemos podido afianzarnos en la clasificación por equipos. Es un premio que nos hace mucha ilusión y ojalá podamos conseguirlo en Milán”.

Foto (c): RCS Sport