Los Alpes se hacen notar
08 junio 2012

Crit. du Dauphiné (Et. 5)

La primera etapa de montaña seleccionó un grupo de 40 ciclistas con Amador, Kiryienka –ahora 11º y 12º en la general- y Arroyo antes de la etapa reina de mañana. Abandono de Cobo

La primera de las tres etapas alpinas –a priori, la menos trascendente- del Critérium du Dauphiné 2012 se ha convertido en un ejercicio de desgaste a lo largo de los 186 kilómetros de recorrido entre Saint-Trivier-sur-Moignans y Rumilly. Las lejanas ascensiones a Corlier (2ª), Le Grand Colombier (Esp.) y Richemond (3ª), el último a 45 km del final, seleccionaron el pelotón y acabaron dejando un grupo de elegidos de poco más de cuarenta unidades que no pudo alcanzar a la fuga del día, formada por nueve corredores entre los que se impuso el galo Vichot (FDJ).

En ese grupo cabecero se situaron Vasil Kiryienka, Andrey Amador y David Arroyo por parte de un Movistar Team que tuvo también en el selecto pelotón hasta los últimos kilómetros a Rubén Plaza y al colombiano Nairo Quintana, a quien un pinchazo en la rueda trasera descolgó a falta de 20 kilómetros. El británico Wiggins (SKY) sigue al frente de la general –con Amador, 11º y Kiryienka, 12º- a la espera de las dos últimas etapas: la corta, pero dura jornada del domingo en Châtel (con tres puertos en los últimos 35 km) y la etapa reina de mañana: 167 km entre Saint-Alban-Leysse y Morzine con cinco subidas puntuables antes de la definitiva ascensión al mítico Joux Plane (cat. Especial) a sólo doce kilómetros de la línea de meta.

En ellas ya no estará Juanjo Cobo, que hoy ponía pie a tierra mediada la jornada. “No sé muy bien qué me ha pasado, pero iba completamente vacío –explicaba el cántabro poco después de su abandono-. Había entrenado duro en Sierra Nevada las últimas semanas y las sensaciones, tanto allí en los días que me tocó forzar como aquí en las primeras etapas, estaban siendo buenas. Pero ayer en la contrarreloj ya me encontré bastante mal y hoy desde la salida he visto que no iba bien. La sensación era de no tener fuerza, de ir vacío y ante eso poco se puede hacer. Venía aquí con muchas ganas, pero prefiero quedarme con lo positivo, que es el trabajo bien hecho las anteriores semanas y el rendimiento de los primeros días, porque no es normal lo que me ha pasado después. Ahora toca recuperar y continuar entrenando duro para seguir mejorando”.