Los azules se sobreponen al infortunio

1 julio 2012
Los <i>azules</i> se sobreponen al infortunio

Tour de Francia (et. 1)

Valverde, 6º en Seraing tras un enganchón en los últimos 20 kilómetros, el más destacado de Movistar Team en una accidentada primera etapa en línea del Tour, con caídas sin lesiones importantes para Rojas, Karpets y Costa

VÍDEO: Resumen et. 1 Tour de Francia

Movistar Team sufrió en sus carnes la dureza típica de la primera semana del Tour de Francia en la llegada a Seraing, 198 kilómetros con salida en Lieja cubiertos a un ritmo inicial lento, pero cuyo acelerón final ocasionó varios incidentes que alcanzaron de lleno a los hombres de la escuadra telefónica. A 25 kilómetros del final, José Joaquín Rojas y Vladimir Karpets se veían envueltos en una caída que descolgaba a ambos del pelotón y les provocaba magulladuras por todo el cuerpo -especialmente en el coxis en el caso del murciano y en la mano y costado izquierdo para el ruso-.

Un enganchón pocos kilómetros después alcanzaba, además de a Rui Costa -con leves magulladuras-, al líder del equipo azul, Alejandro Valverde, quien tenía que echar pie a tierra y se veía obligado a hacer un sobreesfuerzo junto al resto de sus compañeros para poder llegar al gran grupo justo antes de la subida final. La remontada del murciano, que llegó a la cabeza justo después del ataque definitivo de Boasson Hagen (SKY), el líder Cancellara (RNT) y el vencedor del día, Sagan (LIQ), le valió un sexto puesto en meta que sabe a poco viendo las sensaciones transmitidas en los últimos metros de ascensión. Valverde y sus compañeros –hoy Costa y Cobo alcanzaron la meta en un segundo grupo, apenas 20 segundos tras los líderes- buscarán mañana algo más de tranquilidad en el previsible primer sprint de la Grande Boucle, 207’5 km entre Visé y Tournai.

DECLARACIONES Alejandro Valverde: “Después de tres años sin venir al Tour, ya casi no me acordaba de lo peligrosa que es esta carrera en la primera semana, con mucha más tensión que en cualquier otra. Hemos ido todo el día delante, pero en la parte final hemos pillado un par de caídas y en la segunda he tenido que poner pie a tierra. Ha habido que hacer un gran esfuerzo por entrar y lo hemos conseguido antes de la subida. He ido remontando todo el repecho y a falta de 500 metros he visto que nos acercábamos mucho al trío cabecero y como tenía buenas piernas he pensado en arrancar, pero me he quedado encerrado entre la valla y Gesink. Aquí en el Tour las oportunidades pasan y es difícil que vuelvan, pero me quedo con las sensaciones y las buenas piernas que tenía. A partir de mañana, les dejamos el turno a los sprinters. Habrá nervios toda esta primera semana, pero esperamos salvar las caídas“.