fbpx

Un corte inesperado en Elgoibar

1 abril 2013
News' image‛Un corte inesperado en Elgoibar’

Vuelta al País Vasco (et. 1)

Quintana (9º), Herrada y Costa, en el reducido primer grupo de la inaugural de la Vuelta al País Vasco; Beñat Intxausti cede 16″ por una montonera en la cima de San Miguel

El australiano Gerrans (OGE) se ha llevado el triunfo de etapa y el primer liderato de la carrera en la jornada que ha abierto la 53ª Vuelta al País Vasco, sobre 156 kilómetros con inicio y final en Elgoibar y seis puertos puntuables, el último de ellos, San Miguel (2ª), a sólo 7 km del final. Gerrans se impuso al sprint en un grupo de diecisiete unidades formado en el final de la última ascensión, antes de la cual fueron alcanzados Txurruka (CJR) y Didier (RLT), escapados durante buena parte del día tras un breve intento inicial en el que figuró Ángel Madrazo. Movistar Team elevó el ritmo con José Herrada a tres kilómetros de coronar San Miguel y enfiló un pelotón en el que los favoritos tomaban posiciones antes del revirado descenso hasta la meta.

Justo bajo la pancarta del puerto de montaña, una montonera en la parte delantera del pelotón ocasionó el corte decisivo -con Nairo Quintana, 9º en la llegada; Herrada y Rui Costa en los puestos cabeceros- y hacía caer a Beñat Intxausti. El vizcaíno no sufría daños importantes, pero se veía descolgado del primer grupo y pese a sus intentos por enlazar en la bajada, acababa por dejarse 16 segundos en la línea de meta, cuatro más que un notable Castroviejo. Mañana, segunda etapa de la carrera, la más llana de esta edición de la ‘Itzulia’, con 170 kilómetros entre Elgoibar y Vitoria y cinco cotas puntuables de escasa entidad a lo largo del recorrido.

DECLARACIONES / Beñat Intxausti: He tenido bastante mala suerte porque no iba mal colocado, pero el que iba delante de mí  ha hecho el afilador y aunque he podido evitar su bici, no he podido sortearle a él. Me he levantado lo más rápido que he podido, pero tenía la cadena fuera y he perdido esos puestos que me han hecho ceder un poco de tiempo en meta. Pensábamos que no iba a ser una etapa tan nerviosa, pero se ha visto que la gente viene con ganas de disputar y que aquí nadie perdona. Al margen de la caída, las sensaciones han sido buenas. El GP Indurain del sábado fue una paliza bastante grande, pero tuve el día de ayer para recuperar y hoy ya me he encontrado mejor. El equipo ha estado muy sólido trabajando, bien situado en todo momento, pero a veces también hay que tener la suerte a favor y hoy no he podido salvar la mala fortuna. Al menos no me he hecho daño en la caída y aún no he cedido todas mis opciones, aunque en esta carrera sabemos que todos los segundos son importantes. Hoy ha sido un día con bastante desgaste, así que esperemos que mañana sea algo más tranquilo y que podamos pasarlo mejor”.