fbpx

San Luis se tiñe de azul

25 enero 2014
News' image‛San Luis se tiñe de <i>azul</i>’

Tour de San Luis (et. 5)

Adriano Malori gana su primera crono con Movistar Team en Argentina -con Amador, 5º- y Nairo Quintana se coloca como nuevo líder a dos días de la conclusión

Viernes de ensueño para Movistar Team en un 8º Tour de San Luis en el que la fortuna sonríe a los hombres dirigidos por José Luis Jaimerena. Tras la contundente victoria de Nairo Quintana ayer en el Cerro El Amago, la escuadra telefónica ha subido por segunda vez consecutiva a lo más alto del podio gracias a Adriano Malori, el más fuerte en los 19’2 kilómetros de prueba individual con inicio y final en la capital puntana. El 22’11” del italiano -mejor registro histórico en las siete ediciones en que se ha cubierto el mismo recorrido- fue imbatible y sólo Phinney (BMC) se aproximó a su ritmo para caer doblegado por tres segundos.

Fueron casi dos horas de espera para el hombre del conjunto azul en el hotseat hasta la llegada de los hombres de la general, entre los que partió en penúltima posición un Nairo Quintana que realizó una crono a la altura de sus ambiciosas cualidades -16º en meta, a poco más de un minuto de su compañero y a escasos 20″ de Andrey Amador, notable 5º lugar de la jornada- y batió en su particular pugna a Gaimon (GRS) para vestirse con el maillot naranja de líder a dos etapas de la finalización de la prueba. Movistar Team deberá defender sus 26″ de margen sobre el norteamericano -y dos minutos con Godoy (SLS), tercer clasificado- mañana sábado en el último final en alto: el Mirador del Sol (6’4 km al 8’5%, con durísimas rampas finales), punto definitivo de la jornada más larga, con 184 kilómetros e inicio en Las Chacras.


DECLARACIONES:

Adriano Malori: La verdad es que no esperaba ganar hoy porque sabía que Phinney venía preparado para llevarse la victoria y era el favorito número uno. Pero en cuanto he salido me he dado cuenta de que iba muy fuerte. Conocía la contrarreloj del año pasado, cuando hice 5º, y por eso sabía que por las sensaciones que tenía, el tiempo iba a ser muy bueno. Esta mañana he vuelto a reconocer el trazado haciendo tras coche y estaba mentalizado para hacerlo bien porque el recorrido me gustaba. Para mí es muy importante esta victoria, sobre todo en el aspecto moral. Estamos a 24 de enero y es un triunfo que me da mucha confianza para lo que resta de año. El próximo objetivo será Dubai, donde también espero brillar en la cronometrada. Es verdad que Phinney es el que más cerca parece de Martin, Cancellara y Wiggins y que le he ganado, pero mi reto este año es el que siempre he hablado con Eusebio Unzué: acercarme un poco más a estos tres que han demostrado ser los mejores del mundo. La victoria se la dedico a mi novia Elisa, que dentro de tres días cumple años y a un amigo que siempre ha hecho mucho por mí, Mirko Rossato. ¿El equipo? La verdad es que estoy aquí mejor de lo que podía imaginar. Me da la sensación de que llevo mucho más que un mes con ellos porque es un bloque muy unido y esa es la gran fuerza de este grupo. El día ha ido perfecto con mi triunfo y el liderato de Nairo. Ahora ya pienso en trabajar para mantener mañana el liderato y en ayudar a Ventoso el último día a ganar el sprint“.


Nairo Quintana:
Fue un día muy favorable para todo el equipo y por eso estoy muy contento. Especialmente para Malori, que hizo una crono excelente, y para mí, que me puede vestir de líder. Salía más con la idea de no perder tiempo y hacer un test contrarreloj, pero me encontré bien durante el recorrido y el resultado así lo ha demostrado. Pese a que estrenaba la ‘cabra’, me he sentido muy bien. Es una bicicleta espectacular y las piernas también han respondido. Eso me da confianza para lo que queda. Está claro que afrontó el último día de montaña de manera diferente. Antes tenía que atacar para ganar y ahora correremos más a la defensiva, dejando alguna fuga no muy numerosa y tratando de responder a los ataques que seguro que nos hacen en la subida final. El tener el equipo que tengo me da más confianza si cabe. No sólo para mañana, sino desde el primer día de la temporada y en todas las carreras que vendrán. A ver si el domingo podemos rematar este triunfo. Luego tocará viajar a España para la presentación del equipo y rápidamente regresar para ver el nacimiento de mi hija. Esa etapa sí que no la puedo perder“.