Nairo gana posiciones
14 mayo 2014

Giro de Italia (et. 5)

Quintana termina 10º en Viggiano, final endurecido por la lluvia y el fuerte viento durante toda la jornada, y se mantiene a 1'09" del líder Matthews (OGE) tras otra gran labor de apoyo azul

Diego Ulissi (LAM) ha dado en Viggiano, final de la 5ª etapa del Giro de Italia tras 203 km con salida en Taranto, la primera alegría a la afición local al imponerse en un sprint muy selecto y en el que los grandes favoritos han tenido que responder en primera persona. El fuerte viento frontal durante todo el día y la lluvia caída en algunos tramos, en especial en un circuito final con dos cotas de 4ª categoría y un descenso muy técnico, ha obligado a Movistar Team a emplearse a fondo para que su líder, Nairo Quintana, llegase en las mejores condiciones a una meta complicada para sus características.

Los Amador, Ventoso o un excelente Adriano Malori, que llegó con el colombiano hasta el pie de la primera subida, libraron de la molestia del viento al líder de la escuadra telefónica, que contó después con el respaldo de José Herrada y, en última instancia, de Gorka Izagirre, toda vez que una caída sin consecuencias dejaba cortado en el primer ascenso a Jonathan Castroviejo. El ataque de Brambilla (OPQ) en la bajada era neutralizado por Katusha, que propiciaba con su empuje un corte en el último kilómetro con su líder Rodríguez, Arredondo (TFR) y Boasson Hagen (SKY), neutralizado después por los otros favoritos.

Nairo resistió la enorme velocidad de la llegada y arribó a meta 10º, lo que conserva su distancia en la general -a 1’09» de Matthews (OGE); 54″ por detrás de Evans (BMC) merced a las bonificaciones- y le hace escalar hasta el 14º puesto. El esfuerzo de hoy para todos podría notarse mañana en Montecassino (2ª), donde concluirá un maratón -257 km, la más larga, tras una modificación de los organizadores- que sin embargo será suave hasta los 8’5 km -al 5% con rampas del 9%- de la subida decisiva.


DECLARACIONES | Andrey Amador:
«Me ha pillado la caída en la primera subida y aunque hemos hecho un sobreesfuerzo para tratar de volver al grupo, se iba rapidísimo y ha sido imposible. Ha sido una pena no poder estar hasta al final con Nairo, pero todavía tenía varios compañeros y era mejor ya guardar fuerzas para lo que nos queda. No nos libramos ni un día de la lluvia y eso está haciendo que el desgaste sea mayor y que el paso de los días se vaya notando. Por nuestra parte estamos contentos porque hemos pasado las etapas que más miedo teníamos, que eran esas en las que puedes perderlo todo. Este equipo siempre ha demostrado en las grandes vueltas que va a más con el paso de los días y es lo que esperamos de este Giro.

Personalmente me encuentro bien y con las ideas bien claras de para que hemos venido aquí, que es para estar volcados al 100% con Nairo. Haciendo ese trabajo que muchas veces no se ve: taparle el viento, llevarle bien colocado… Está siendo una carrera muy nerviosa porque los 200 corredores queremos estar adelante: los sprinters para luchar por la etapa; los que están cerca en la general, para luchar por la maglia rosa; los favoritos para no perder tiempo… Hasta que no pasen dos o tres etapas como la de hoy y se haga una selección natural, esto no irá más tranquilo«.