fbpx

Nairo es rosa tras una jornada histórica

27 mayo 2014
News' image‛Nairo es <i>rosa</i> tras una jornada histórica’

Giro de Italia (et. 16)

Un soberbio trabajo de Movistar Team durante toda la jornada y un colosal Quintana consiguen el liderato del Giro de Italia en la épica etapa de Val Martello, una de las más duras de los últimos años

En uno de los días más dantescos de la historia reciente del Giro de Italia, con lluvia y nieve durante la práctica totalidad de los 139 km entre Ponte di Legno y Val Martello (1ª) -con otros dos colosos, Gavia (1ª) y Stelvio (Cima Coppi), de camino-, Nairo Quintana y Movistar Team han dado un golpe de mano a la carrera para hacerse con una de las etapas más importantes de esta edición y vestirse con la maglia rosa después de una estrategia ofensiva casi desde el banderazo de salida.

Amador y Capecchi enfilaron a mitad de la ascensión al Gavia un grupo de favoritos en el que, tras el peligroso descenso, Quintana contaba además todavía con Antón, Izagirre, Castroviejo y Herrada. Siempre con Movistar Team llevando el peso del selecto grupo en la subida al Stelvio, la bajada acabó por romper la cabeza del grupo de favoritos, dejando por delante a media docena de unidades entre las que Quintana y el galo Rolland (EUC) fueron los únicos atentos entre los favoritos. Con la excelente ayuda de Izagirre y con el trabajo de Sicard en favor de su compañero Rolland, el corte se presentó a pie de la subida final con más de un minuto y medio de renta. Allí, Quintana pasó a la acción y en primera persona –sólo con un par de relevos de Rolland en el inicio y otro del canadiense Hesjedal (GRS), el último en aguantar su rueda, en la parte final– fue capaz de aumentar la diferencia respecto al grupo de favoritos, en el que Kelderman, Pozzovivo y Aru acabaron por dejarse tres minutos y medio; el líder saliente, Urán, más de cuatro y Evans, segundo clasificado, cerca de cinco.

La sensacional victoria de Nairo -que cuenta ahora con 1’41” sobre Urán y 3’21” sobre Evans, con cinco jornadas por delante- supone el 15º triunfo de Movistar Team en la presente campaña y el 18ª del colombiano desde su paso a la categoría profesional. Quintana es el cuarto ciclista de la estructura de Unzué –antes lo lograron Miguel Induráin, David Arroyo y Beñat Intxausti– en vestirse la maglia de líder en sus diecinueve participaciones en la Corsa Rosa. Mañana miércoles, última jornada aparentemente sencilla del Giro (208 km entre Sarnonico y Vittorio Veneto) antes de las tres jornadas de montaña que decidirán la carrera: el final en el Rifugio Panarotta, el jueves; la cronoescalada al Monte Grappa, el viernes; y la llegada al Zoncolan, el próximo sábado.


DECLARACIONES / Nairo Quintana:
Conocía bien el recorrido, aunque cuando vine a reconocer las etapas del Giro, no pudimos subir mucho del Stelvio porque estaba nevado, pero sí vimos parte de la bajada y la subida final a Val Martello. Hemos coronado juntos el Stelvio y en el descenso Europcar y Hesjedal han comenzado a bajar fuerte y tanto Izagirre como yo hemos seguido su rueda y cuando hemos llegado abajo, hemos visto que el grupo estaba partido. En ningún momento fue un ataque bajando ni escuché nada de que la carrera fuera a neutralizarse, ni por parte de la organización, ni desde el coche del equipo. No entiendo la razón de tanta polémica. Además se ha hecho el corte, pero la mayor diferencia que he abierto ha sido en la subida final a Val Martello.

Sigo teniendo secuelas de la gripe que he tenido y todavía tengo algún ataque de tos. Seguro que mis rivales me van a atacar en las etapas que quedan, pero creo que mi cuerpo va cada vez mejor y tengo un gran equipo a mi lado. Se ha visto en la subida al Stelvio, donde prácticamente todo el equipo estaba en el primer grupo. Ellos también han tenido problemas con las alergias y las caídas, pero también se están recuperando. Estoy seguro de que me van a ayudar a controlar a la perfección la carrera hasta el último día.

He venido ratificando desde principio del año que el segundo puesto del año pasado en el Tour no era casualidad. Desde el inicio en San Luis, luego en Tirreno, en Catalunya… Sigo trabajando duro para poder luchar por carreras de tres semanas. Vine con el objetivo de pelear por el podio y de momento ya hemos conseguido la ‘maglia rosa’, aunque algunos ya me daban por descartado después de los problemas que había tenido estos días. Esto me da confianza y confirma que puedo conseguir grandes cosas en el presente y en el futuro. Se lo dedico a mi equipo. A ellos les debo toda esta victoria”.