fbpx

Mikel Landa y Richard Carapaz, ante el Giro 2019

7 mayo 2019
News' image‛Mikel Landa y Richard Carapaz, ante el Giro 2019’

Vídeo

Las dos principales referencias de Movistar Team para la general de la ‘Corsa Rosa’ transmiten sus recuerdos de participaciones anteriores, cómo se han preparado para la ronda italiana, sus preocupaciones, esperanzas y expectativas.

RICHARD CARAPAZ

Su debut profesional, en Italia

“El equipo me dio la oportunidad de disputar algunas clásicas con ellos en Italia como corredor a prueba a finales de 2016 y me gustó mucho como país, para competir y para disfrutarlo. Se asemeja mucho a Ecuador: es terreno siempre muy quebrado, difícil, para arriba y para abajo”.

Montevergine, Giro 2018

“Me vuelve la alegría a la cara recordando aquella etapa. Saber que pude estar disputando tan pronto una etapa en una Gran Vuelta, y que además pude levantar los brazos ese día… es lo mejor que podía haberle pasado a mi carrera deportiva. Era el momento, la gran ocasión, en el mejor estado de forma. Aun así, yo no esperaba que eso me fuese a llevar a disputar la general. Había preparado bien el Giro, ya había disputado la Vuelta en 2017 y sabía que tenía cualidades para las grandes vueltas, pero mi planteamiento era que podría pelearlo no ese mismo año, sino quizás dentro de uno o dos. La oportunidad acabó presentándose muy pronto y eso me cambió la mentalidad como corredor. Ahora sé que puedo estar peleando ciertos tipos de carreras de una semana o incluso aquellas pruebas de un día más montañosas y que me van mejor. Siento que tengo un margen de progresión muy bueno y eso me da más motivación para pelear por lo que viene”.

Su camino al Giro

“Pienso que la temporada ha ido como queríamos, siguiendo una preparación muy acorde al objetivo del Giro. Colombia y Argentina fueron muy bien para comenzar. En Argentina tuvimos la gran alegría del triunfo de Winner, al que pude estar ayudando, y después en Colombia pude destacar un poco más de manera individual en la montaña y hacer buen papel. Tirreno-Adriático y Volta a Catalunya me sirvieron para ir tomando el ritmo de la competición europea y en Asturias todo ha salido estupendamente bien”.

Recorrido

“Ya desde octubre venía viendo perfiles, detalles de la carrera. Una vez tienes decidido que vas a ir, lógicamente te interesas más por ella. Lo que más en mente tengo del recorrido son las tres cronos. He tratado de prepararme de la mejor manera para afrontarlas; como sé que no son mi fuerte, tengo más empeño todavía en dar el máximo, porque de ellas depende que pueda estar en la pelea. Si puedo perder dos minutos o un minuto antes que tres, será una ganancia para mí. El prólogo, por el perfil que tiene, ya va a marcar algunas diferencias; la crono de San Marino es súper larga y seguro habrá importantes distancias entre favoritos; y además cerramos con otra CRI en Verona, con lo que el último día no va a ser tan sencillo como Roma el año pasado. Eso sí: la montaña y, en especial, la última semana van a estar de infarto (ríe). Puertos largos y duros. Los últimos cuatro días hay mucha montaña y van a dar un ‘picante’ extra y una exigencia enorme. Los Dolomitas van a ser un gran juez para el ganador del Giro de Italia. Esa segunda mitad de carrera me gusta mucho”.

El ciclismo en Ecuador

“Pienso que el ciclismo en Ecuador está creciendo de manera progresiva. Se ha ‘disparado’ un poco con los éxitos del año pasado, a nivel de afición e incluso en el aspecto de participación en escuelas, niños sobre la bici… aunque lógicamente es un trabajo muy a largo plazo, aún faltan muchas cosas por hacer. Hay que confiar en que siga esa proyección y que la gente, como viene ocurriendo ahora, se vaya interesando más y más por el ciclismo. La afición se está portando de manera espectacular conmigo en estos últimos años. Tienes a fanáticos de todo el país siempre pendientes de ti, de las transmisiones de las vueltas… Para mí es algo muy emocionante”.

MIKEL LANDA

Abajo y arriba

“Han sido unos meses duros. No han lesiones súper graves, pero son percances que necesitan un tiempo para curarte y estar de nuevo al 100%. Acabé 2018 por el suelo, empecé 2019 igual y han resultado unos meses bastante frustrantes. Pero esto son rachas. En ciclismo es muy fácil estar arriba o abajo; es muy cambiante. Siempre tienes la esperanza de que cambie. He disfrutado momentos buenos, me ha tocado en estos dos años vivirlos peores, pero ahora estoy otra vez levantando cabeza. Siempre te queda el optimismo de que una mala racha no es para siempre. En ese sentido, en el equipo tenemos además dos directores muy motivados con el Giro: Chente y, en especial, Max, que conoce Italia mejor que nadie. Han sido corredores antes y siempre me han dado su confianza y aportado calma, recordándome que el Giro era en mayo y que había tiempo para llegar bien. Han sido muy útiles en mi recuperación”.

Reconocimientos previos al Giro

“En marzo, justo antes de volver a debutar en San Remo, vimos varias etapas. Primero, la crono de San Marino, un día que es importante conocer desde tiempo antes porque sabes que es un recorrido que va a marcar diferencias y necesitas salir con el recorrido bien estudiado. También vimos después las dos etapas del tercer fin de semana en los Alpes, dos recorridos muy duros que pueden marcar la pauta de la carrera en la última semana. Y de la última semana, que es terrorífica, no pudimos ver todo -hay puertos a mucha altitud y en marzo es complicado visitarlos- pero sí una buena parte”.

Recuerdos de Italia

“El Giro supuso mi explosión como corredor. Me aportó el ‘cambio de chip’ que me hacía falta y me hizo el corredor que soy ahora. De las participaciones anteriores, me quedo con mi victoria de etapa en Aprica, en 2015. Aquel día subíamos el Mortirolo, un puerto mítico, y volaba. Tenía unas sensaciones fantásticas, solo tenía que conducir la bici. Disfruté mucho de aquel día. 2017 fue distinto. Iba a disputar la general, tuve una caída que me apartó de dicha lucha y estoy orgulloso de cómo, con la ayuda de mi equipo de entonces, le dimos la vuelta a aquella situación. La general ya era imposible, pero nos centramos en pelear la Montaña, gané una etapa, me llevé esa clasificación y en general fue una carrera de mucho aprendizaje”.

Aproximación al Giro

“Después de Coppi e Bartali y País Vasco tomamos unos días de descanso para asimilar bien el trabajo; habiendo sido etapas muy exigentes y metido en la pelea, lo más importante era recuperar bien. Aproveché a hacer un pequeño ‘training camp’ en altura, en Andorra, para aclimatarme a la altitud que vamos a encontrar en los puertos del Giro. Las sensaciones tanto en Lieja como en Asturias fueron muy buenas, las que confiábamos tener”.

Rivales

“Al margen de Roglic y Dumoulin, yo destacaría a Simon Yates. El año pasado estuvo muy cerca de ganar, ya ganó la Vuelta a España, creo que es un corredor valiente y con una grande ya en su palmarés, va a ser un duro rival. Nibali tiene mucha experiencia y nunca se le puede descartar”.

Giro… y Tour

“Voy a afontar las dos Grandes Vueltas de igual manera. Llevo desde agosto sin ‘machacarme’ y creo que tengo la fuerza para hacer las dos al 100%. Pienso en el Giro, porque está más cerca, pero cuando terminemos pensaré en recuperar y volver a llegar al Tour al 100%. Creo que es posible“.